Nuestras adorables mascotas son un miembro más de nuestra familia y tiene todo el derecho de disfrutar de las vacaciones junto a nosotros. El problema está cuando debemos recorrer largas distancias con el perro en el automóvil ya que puede ser muy divertido, pero seguramente a las pocas horas del viaje el perro o gato se pondrá inquieto y la travesía se vuelve estresante para sus dueños y para los propios animales.

Para que los viajes en coche con nuestra mascota no sean una pesadilla, puedes seguir estos consejos que te proponemos. En primer lugar hay que asegurarse que tienes una lista de todo aquello que el animal necesita para sentirse cómodo y seguro durante el viaje. Eso quiere decir que el paseo con nuestra mascota en coche debe ser planeado con toda la anticipación posible.

No hay que olvidar de llevar su comida y bebida con los recipientes, la correa y el collar, juguetes para entretenerlos durante el viaje, pala y bolsas para residuos y paños para limpiar.

Comprueba que el perro o gato tenga las vacunas al día y pídele al veterinario una copia de los expedientes médicos para llevar al viaje. Ante una emergencia, les será muy útil al contactar a un nuevo veterinario de la zona.

Procura organizar el viaje de manera que tenga las suficientes paradas para que el animal descanse y haga sus necesidades. Ten en cuenta que si viajas en autopista difícilmente encontrarás sitios para estacionar.

Si lo planificamos y organizamos como debemos, un viaje con nuestra mascota en coche puede ser una bonita experiencia. La clave es asegurarnos que todo esté bajo control para que sea un gran paseo para toda la familia. Lunas de miel increíbles en la Polinesia.