Los modelos S60, V60 y XC60, de la marca automovilística Volvo, han sido modernizados y cuentan con un nuevo diseño, así como con asientos actualizados, tecnologías de última generación y con motorizaciones más eficientes.

El vicepresidente de Estrategia de Producto y Gestión de Gama de Vehículos, Lex Kerssemakers, afirmó que la firma está inmersa en la campaña de desarrollo de modelos más amplia de su historia. “Cada una de las mejoras está diseñada alrededor de las necesidades de nuestros clientes”, añadió.

Entre las mejoras que han incorporado estos tres modelos se encuentran el sistema Sensus Connected Touch, que utiliza una pantalla de siete pulgadas y permite la conexión a Internet dentro del vehículo, lo que abre las posibilidades para utilizar diferentes dispositivos y funciones.

Igualmente, dichos automóviles cuentan a partir de ahora con el Adaptative Digital Display, que ya se usaba en el V40, y ofrece información relevante al conductor. Además, los tres coches podrán contar ahora con levas de cambio de marcha en el volante para cuando se monte transmisión automática.

volvo-xc60

Otra de las modificaciones del S60, del V60 y del XC60 es la rebaja de los consumos de sus motores. De esta forma, el propulsor diésel de 115 caballos consume 4 litros a los cien kilómetros y emite 106 gramos de CO2 en el S60, mientras que en el V60 esta cifras alcanzan 4,1 litros de consumo y emisiones de 109 gramos.

En el caso de las mecánicas diésel D3 de 136 caballos y la D4 de 163 caballos tienen unas emisiones mínimas de 129 gramos por kilómetros en los S60 y V60, mientras que su consumo no llega a cinco litros. El XC60 de 163 y 215 caballos tienen un consumo que parte de los 5,3 litros por cada cien kilómetros recorridos.

La rehabilitación de estos modelos también cuenta el control activo de las luces de carretera, así como de iluminación con función cornering, que mejora la visibilidad en los giros, y otros elementos de seguridad como el City Safety o el Cross Traffic Alert.