Los propietarios de aquellos inmuebles que son alquilados se arriesgan a que el inquilino no sólo no cumpla con el pago del alquiler, sino que además se exponen a que el inquilino estropee, dañe o destroce zonas de la vivienda. Es recomendable realizar un informe pericial antes de que el inmueble sea alquilado, y de este modo puedas probar del estado inicial de la vivienda antes de alquilarla.

Mediante este informe será demostrable ante un juzgado así como la aseguradora de la vivienda, que el inquilino ha provocado destrozos o daños en la vivienda. Este informe es clave para poder demostrar ante un juzgado (en caso de que se lleve a cabo una denuncia) que el inquilino ha ocasionado daños, así como para poder solicitar a la aseguradora el pago por los daños ocasionados en el inmueble. Llevar a cabo este tipo de informe de la mano de un perito arquitecto profesional solamente traerá ventajas al propietario del inmueble.

Informes periciales

Estos informes son realmente necesarios y aportan una mayor seguridad al propietario. Gracias a estos informes se evita que se produzcan reclamaciones completamente injustificadas por parte de los propietarios y disuade de realizar un mal uso de la vivienda por parte del inquilino que se aloja en el inmueble.  Este documento es una prueba segura y fiable, ya que en el mismo se describen cada una de las estancias de la vivienda, así como el estado de conservación de la misma, adjuntando fotografías del inmueble.

Los informes periciales para el alquiler serán única y exclusivamente redactados por arquitectos que poseen una extensa experiencia en el sector. En tu consultoría técnica pericial Inntec también se encargarán de elaborar informes de daños para poder reclamar judicialmente a aquellos inquilinos que hayan hecho un mal uso del inmueble. Protégete de inquilinos malintencionados contratando a un perito que elabore un completo y detallado informe de tu vivienda.