Mejora tu imagen de marca con SEO evitando estos errores básicos

Desplegar una correcta estrategia SEO no es tan fácil como pueda llegar a parecer. Es de vital importancia prestar atención a toda una serie de factores y a los movimientos de nuestra competencia: solo de esta manera encontraremos ese pequeño hueco por el que debemos luchar para llegar a las primeras posiciones de nuestro sector.
Mejorar tu imagen de marca con SEO es posible, pero también es un arma de doble filo: existen algunos errores que bien podrían ayudarnos a conseguir el efecto contrario, empeorar la imagen de nuestro negocio.
Queremos ayudarte con esto y por esa razón hemos preparado un listado de los errores en el mundo del posicionamiento SEO que conviene evitar. Si los conoces, sabrás la mejor manera para esquivarlos y que te puedan hacer daño.

Descubre los errores de SEO que tienes que evitar

No encontrar las keywords correctas

Antes de lanzar cualquier idea a la red tenemos que prestar especial atención a que palabras claves queremos posicionar. No tenemos que buscar algo que a nosotros nos guste o que pensamos que puede ser importante en el mercado; hay que buscar herramientas que nos puedan mostrar las tendencias, así como el volumen de búsqueda de las palabras que pueden ser claves.
Por ejemplo, podemos utilizar el planificador de palabras claves de Adwords para saber sobre que keys nos deberíamos centrar.

Abuso de las palabras claves

Optimizar una misma palabra clave sin control puede ser contraproducente. Tienes que pensar que para Google solo existe un tipo de posicionamiento: aquel que se ejecuta de forma natural. Si empezamos a repetir la misma palabra clave una y otra vez (además de que solo nos enlacen con el mismo término), el gran gigante nos detectará y muy probablemente seremos penalizados.
Aprende a buscar otros sinónimos o diferentes keys con las que querríamos que nos encontrarán en Google. Solo de esta manera conseguiremos aumentar los resultados de búsqueda y orientarnos en el camino hacia el éxito.

No redactar contenido de calidad

Por supuesto, todo el contenido que redactes en tus webs debe de ser de calidad, no puede ser copiado y tiene que tener sentido. Si quieres que Google lo indexe no debería de tener una extensión de palabras inferior a las 300-400 palabras (según las últimas actualizaciones del algoritmo de Google, se recomendaría utilizar unas 800 palabras para conseguir los mejores resultados).
Además, asegúrate también de darle formato al texto: utiliza encabezados, cursivas, negritas. De esta forma le indicarás al buscador cuales son los términos más importantes y le podrá dar un puesto privilegiado en el buscador.

No prestar atención a las meta-keywords ni al título

El título de una página es un criterio muy importante que tenemos que tener en cuenta. Al fin y al cabo, es lo primero que va a ser capaz de interpretar el buscador. Siempre que podamos, sería conveniente introducir en él la palabra clave a posicionar.
Los meta-keywords no tienen tanta importancia como antiguamente… pero, aun así, la tienen. Por esta razón te recomendamos que rellenes estos campos. No te va a costar nada y ayudarás a que Google te tenga más en consideración.

No utilizar una estrategia de enlaces adecuada

Las estrategias de linkbuilding todavía funcionan a la perfección… eso sí, han de utilizarse de manera apropiada. Si Google detecta que estamos haciendo algo inadecuado, puede penalizarnos de forma que nuestra web nunca jamás llegue a recuperarse.
Es importante conseguir un buen equilibrio entre enlaces dofollow y nofollow además de tener en consideración otros aspectos que puedan llegar a ser relevantes. Sigue todos estos consejos y verás cómo tu idea de negocio empieza a tener resultados.
Evita estos errores y no habrá nadie que pueda ser capaz de detenerte.

Deja un comentario