maquinaria maderaTodo el que esté buscando iniciar una nueva empresa en el mercado de la carpintería, o considere ampliar un taller establecido, sabe que el elegir y adquirir una maquinaria madera perfecta para sus necesidades es una tarea que requiere mucha atención, debido a la variedad de modelos existentes en este universo tan especializado.

Así, al revisar catálogos y páginas en Internet se consigue toda clase de equipos como:

  • Lijadoras, eléctricas o manuales, que eliminan asperezas en la superficie y dan un acabado liso y suave.
  • Sierras, un pequeño mundo dentro de otro. Desde las industriales que separan los troncos, hasta las circulares y fijas, en mesa, que realizan cortes precisos.
  • Caladoras, sierras especializadas capaces de efectuar muescas curvas en vez de las tradicionalmente rectas.
  • Tornos, maquinarias voluminosas que hacen girar a alta velocidad una pieza de madera entre dos ejes, permitiendo lograr un diseño simétrico y cilíndrico.
  • Taladros, que permiten crear, o vaciar agujeros.
  • Espigadoras, máquinas de muy fina precisión que tallan los calados o espigas con las que son encajadas las piezas, como si fueran parte de un rompecabezas.
  • Fresadoras, que facilitan el dibujo de diseños sin perforar totalmente el material, ya sea que se usen plantillas o se hagan a mano alzada.
  • Garlopas Mecánicas, útiles para hacer rebajas a gran escala, y rectificar formas disparejas en listones o tirantes de madera.

Siendo estos solo algunos ejemplos. Y todas estas maquinarias prestan un importante servicio, al encargarse de los procesos más tediosos o peligrosos del tallado, ahorrando tiempo y energía a los carpinteros. Permitiéndoles concentrarse entonces en los detalles artísticos, o dedicarse a producir tantos artículos como los recursos les permitan o la demanda exija.

Así se ve como adquirir para su negocio la maquinaria adecuada para trabajar la madera, completamente nueva o de segunda mano, es una inversión que vale la pena. Porque cualquier bien hecho con este material como puertas, bibliotecas, mesas y escritorios, y otros, se considera elegante, de alta calidad y siempre de moda. Y además hablamos de un producto natural renovable y amigable con el medio ambiente, entre otras muchas virtudes.