Invertir en un camión cero kilómetros es para pensarlo dos veces, no quiere decir que un vehículo nuevo no vale la pena, pero la diferencia de precios con uno de segunda mano es considerable, y dependiendo del uso y del estado del mismo acudir a unos desguaces de camiones debe estar en tu agenda de compra.

Es probable que hayas escuchado mitos o rumores en donde colocan a los camiones de segunda mano como chatarra o inservibles y que solo los compran para utilizar repuestos o armar un proyecto de mecánica, pero en realidad la calidad de los vehículos y recambios que se venden en los desguaces siempre está verificada por el vendedor para garantizar su funcionamiento.

¿Qué observar en un camión al momento de comprar y de hacer mantenimiento?

1.- Luces: primero el estado y funcionamiento de las mismas, al tratarse de un vehículo de carga las medidas de seguridad son la prioridad, y en segundo lugar, verificar la elevación de las mismas con la intención de no encandilar a otros conductores en la vía.

2.- Neumáticos: verificar el estado de los mismos regularmente, un neumático defectuoso puede ocasionar un quebradero de cabeza, cada cierto recorrido de millas se recomienda verificar la presión de los  mismos.

3.- Fluidos: Así como un coche normal se deben verificar los fluidos del motor, agua, aceite de la transmisión y liga de freno, si existen fugas debe cambiar la pieza.

4.- Alineación y carrocería: situado en la parte posterior del camión se puede verificar si está correctamente alineado, de no ser así toca ir a un taller y chequear el tren delantero y la amortiguación, la cual debe estar en buen estado para soportar la carga.

5.- Las correas del motor, tanto las de servicios como de distribución, un defecto o rotura en alguna de ellas puede significar una parada inminente del camión.