Tienes ya tu casa pagada, los hijos se han independizado y quieres renovar tu casa un poco, pero como suele pasar los gastos siempre superan nuestros ingresos. Es complicado y más en los tiempos que corren, pero desde luego no imposible. Si quieres algunas ideas para ayudarte a afrontar estos gastos si la necesidad de sufrir pesadillas por la noche, te ayudamos en el intento.

credito-sin-aval

  1. Ahorra durante un tiempo. Lo mejor es que ahorres un tiempo para comprar todo lo necesario para tu casa y/o hacer reformas.
  2. Compra muebles más baratos, de segunda mano o acude a muebles que algún familiar te ofrezca. Ya tendrás tiempo de cambiar los muebles. Pero al principio es un poco difícil tener todo lo que uno desea. Hay muchas personas por ejemplo a las que les encanta restaurar muebles, cogen un mueble viejo y hacen de él una auténtica monada. Si se te dan bien estas cosas es otra idea estupenda.
  3. Acude a un préstamo. Hay incluso créditos on line sin tener que hacer grandes papeleo. Ya que tienes tu casa pagada o a punto de terminar de pagarla puedes pedir un crédito sin aval. Te aconsejamoss que no tires la casa por la ventana y pidas justo lo necesario. Piensa bien si puedes afrontar los pagos.
  4. Si vas a hacer reformas en el piso, como cambiar las puertas, el suelo etc. estudia distintos presupuestos antes y toma referencias. No te aventures a elegir una empresa sin saber nada de ella, te puedes llevar más de un susto. Negocia el precio antes de firmar nada y deja claro el presupuesto antes de empezar. Pregunta si hay posibilidad de alguna rebaja si por ejemplo le presentas a otro cliente.
  5. Hoy en día está de moda el “estilo lowcost” puedes encontrar auténticas joyitas como lámparas, sillones de lectura, menaje etc… con diseño y por precios muy baratos.